Haciendo cerveza en casa – KIT FAMILY BEER (I)

DSC_0284Os queremos hablar en esta ocasión sobre la elaboración casera de cerveza. Nos preguntan muchísimo en la tienda sobre kits de elaboración para principiantes y queríamos encontrar algún tipo de producto que se adaptase a aquellas personas que quieren aprender a hacer cerveza en casa (normalmente en casas pequeñas), sin gastarse demasiado dinero y que el método de utilización fuera sencillo.

Nosotros hacemos cerveza en casa como buenos labirratorios, pero utilizamos un equipo de 30L, con su olla eléctrica, fermentadores, enfriador, tubos, etc etc. Entendemos que para alguien que se quiere iniciar en esto el hacerse con tanto equipo es una inversión importante, y además ocupa mucho espacio en casa. Queríamos encontrar algo más fácil, algo más sencillo de usar y que fuera “a todo grano”, es decir, utilizando maltas, lúpulos y levaduras al natural, no “extractos de” ni siropes, pues al final cuando se utilizan siropes te pierdes gran parte del proceso y además no puedes adaptar mucho la receta pues ya viene diseñada.

Ingredientes para hacer cerveza: malta de cereal, lúpulo y levadura

Ingredientes para hacer cerveza: malta de cereal, lúpulo y levadura

Comenzó entonces una pequeña búsqueda para ver qué podíamos ofrecer a nuestros clientes. Dimos con unos kits americanos que ya se venden en algunas tiendas de nuestro país, los de Brooklyn Brewery. Más o menos se adaptaban a la idea que teníamos, equipo sencillo con pasos fáciles de entender y a un precio asequible. Encontrado el kit, fuimos a verlo a una tienda (los venden en algunas tiendas de regalos, normalmente no los encontraréis en tiendas especializadas en cerveza). Nos echó un poco para atrás la calidad de los materiales , algo deficientes, y sin posibilidad de conseguir recambios en caso de rotura o desgaste de alguna pieza.

En esto que nos visitó a la tienda Dani de CerveTV, y al comentarle nuestra idea sobre vender estos kits nos habló de una iniciativa muy parecida de una empresa de Barcelona, se trata de Family Beer. Rápidamente contactamos con ellos y lo primero que quisimos hacer fue ver y tocar el kit, ver si merecía la pena y si era mejor que el americano. Dimos con Silvia, una chica encantadora que nos explicó muy bien en qué consistía el kit que había diseñado y la verdad es que nos dió muy buena impresión. Nos mandó uno para que lo probásemos, y ya vimos que los materiales eran superiores en calidad al de Brooklyn y por otro lado podíamos contar con la garantía de tener a sus fabricantes en Barcelona, poder pedirles consejo, repuestos y demás.FullSizeRender

Hicimos nuestro primer lote de pruebas y nos gustó mucho, os contamos cómo fue el proceso:

DSC_0307

Para el macerado calentamos agua hasta 71ºC

 

  1. El macerado (“Mash”): Básicamente es como hacer un té en grande. Mezclamos el cereal (que ya nos viene malteado y molido) con agua caliente (71ºC), y lo dejamos durante una hora y media reposar. Es muy importante que la temperatura esté estable en un rango de entre 63 y 68ºC,
    DSC_0309

    1.Macerado a unos 65ºC

    pues es a esas temperaturas a las que las enzimas presentes en el cereal irán descomponiendo los carbohidratos en azúcares fermentables. No podemos perder de vista el termómetro, si se nos va de ese rango de temperaturas no estaremos sacando todo el partido al cereal y no habrá suficientes azúcares para que las levaduras nos hagan la cerveza.

    A esta mezcla
    de agua con las sustancias que suelta el cereal le llamaremos Mosto. Ya tiene un color parecido al de la cerveza final y aromas a pan, tostados, y si lo probáis es un líquido dulce.FullSizeRender_3

 

 

2. Lavado del grano (Sparging). Colamos el cereal (podemos usar un colador grande o bien una bolsa para lúpulo o cereal, y lo recirculamos haciéndolo pasar por nuestra bolsa de cereal.

Colamos el cereal y recirculamos

2.Colamos el cereal y recirculamos

La cascarilla del cereal nos hará de filtro y esto sirve para seguir extrayendo azúcares que puede haber presentes todavía en el cereal, así lo aprovechamos al máximo.

 

 

3.Hervido: Ya tenemos nuestro mosto, ahora hay que ponerlo a hervir e ir añadiendo los lúpulos.

Hervido. Adición de lúpulo

3.Hervido. Adición de lúpulo

Éstos aportarán amargor y muchos aromas a nuestra cerveza, y dependiendo del estilo que hagamos añadiremos distintas variedades y a distintos tiempos (para que aporten mayor cantidad de amargor, de aroma o ambos, según lo que queramos obtener).

 

FullSizeRender_4

4.Enfriamiento: Esta fase es delicada porque tenemos que pasar nuestro mosto que estaba hirviendo a una temperatura de unos 23-24ºC. Normalmente cuando hacemos más litros utilizamos algún tipo de aparato que nos ayuda a hacer este proceso(serpentín o enfriador de placas, normalmente), sobre todo porque interesa hacerlo lo más rápido posible, ya que muchas bacterias presentes en el ambiente pueden posarse en nuestro mosto y comenzar a crecer, de modo que cuanto menos tiempo esté expuesto mejor.

Despues del hervido hay que bajar la temperatura a 23ºC

4.Después del hervido bajamos la temperatura a 23ºC en la pila con agua y hielo

Al ser pocos litros y puesto que en casa no tenemos serpentines ni demás, lo podemos enfriar llenando la pila de agua con hielo y metiendo dentro la olla. Como decimos, esto es válido para cantidades pequeñas de cerveza pues a mayor volumen mayor es el tiempo de enfriado.

4.Esterilización y Fermentación: Como hemos comentado ahora hay que tener mucho cuidado con las contaminaciones y debemos esterilizar nuestro instrumental. Esto hay que hacerlo en todos los pasos pero en esta fase cobra mayor importancia. Metemos en un cubo todo lo que vayamos a utilizar para pasar el mosto al fermentador y le añadimos nuestro oxígeno activo (uncluído en el kit).

Desinfección

4 Lo más importante, esterilizar nuestro material, especialmente después del enfriado

Con ayuda del embudo pasamos nuestro mosto y tapamos el fermentador con la goma y la válvula.

Aquí paramos el proceso, y vamos a esperar un par de semanas con nuestra cerveza en un lugar oscuro y con temperatura estable entre 18 y 24ºC.

En la segunda parte de este artículo os contaremos cómo ha sido el embotellado.

FullSizeRender (9)

4. Fermentación. Con ayuda de un embudo (esterilizado) echamos el mosto de la olla al fermentador, se tapa y.. ¡a esperar que la levadura haga su magia!

Como veis no es complicado, sólo hay que seguir los pasos con cuidado y podemos hacerlo en casa fácilmente. Lo suyo es una vez se ha realizado varias veces pasar a controlar otros parámetros muy importantes tales como el ph de nuestro macerado, las densidades iniciales y finales de nuestro mosto y otras cosas, pero poco a poco, lo importante es entender bien el proceso, ser muy extrictos con la esterilización y limpieza, eso nos garantizará casi siempre unos buenos resultados.

¡Salud!

Por: Aurora Pérez-Seoane

Anuncios

Labirraceta – Estofado de Ternera con cerveza

IMG_7375

Abre una buena cerveza mientras cocinas, te saldrá todo mejor…

En la tienda, muchos de nuestros clientes nos preguntan con que pueden maridar la comida que tienen ese día, o la cena que van a preparar mañana; pero todavía poca gente se atreve a cocinar usando cerveza, aparte del típico pollo a la cerveza usando cualquier lata del supermercado.

Por eso se nos ha ocurrido que nosotros, que sí que la utilizamos de vez en cuando en nuestra cocina tanto para hacer pescados (salmón, dorada…), carnes (ternera, pollo no con la lata y sí con una buena ipa…)o postres (bizcocho con stout, el “clásico” birramisu…), iremos subiendo d
e vez en cuando alguna receta de los platos que hagamos.

Para empezar, y antes de ponerse manos a la obra, nos abrimos una buena birra, para que nos acompañe en la cocina y nos dé inspiración (de aquí en adelante, será la “cerveza acompañante”). En nuestro caso nos abrimos una Schlenkerla Urbock y empezamos el trabajo.

LOS INGREDIENTES ( para 4/5 personas según glotonería)

  • 1 Kg de carne de ternera para cocinar

    IMG_7391

    Estofado de Ternera con cerveza

  • Caldo de carne
  • 2-3 dientes de ajo
  • 2 cebollas
  • 2  tomates
  • 2-3 zanahorias
  • 2/3 patatas
  • 150-200gr de champiñones
  • Guindilla al gusto
  • 1-2 hojas de laurel
  • Aceite, Sal, harina y pimienta negra
  • 1 vasito de coñac
  • Ingrediente Estrella: 1 botella de St Bernardus 12 ( se puede usar Chimay azul, Oerbier…)

Para tener todo organizado y que luego nos resulte más sencillo, vamos a preparar todo para luego usarlo mas fácilmente:

En un recipiente salpimentamos la carne y añadimos un poco de harina para que quede un poco rebozado (sin pasarse!!). Cortamos en rodajas y dejamos separados los ajos, los champiñones y las zanahorias. Los tomates los pelamos y cortamos en trozos. Las cebollas las cortamos muy finas y las patatas las podemos dejar peladas y rasgadas. La guindilla la dejamos también cortada. Echamos el coñac en un vaso.

IMG_7368 IMG_7370IMG_7378 IMG_7372IMG_7377IMG_7382IMG_7376 IMG_7388 IMG_7380

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora para coger fuerzas después de tanto trabajo, dar un buen trago a la “cerveza acompañante” y empezamos con lo bueno:

LA RECETA

1.- Ponemos aceite a calentar y añadimos los ajos a dorar.

2.- Añadimos la carne para sellarla/marcarla. Una vez sellada, la separamos a un recipiente, donde irá soltando jugo.

3.- En el mismo aceite añadimos ahora la cebolla y sofreímos (unos 10 min). En este tiempo puedes ir dando algún trago a la cerveza acompañante.

4.- Añadimos la zanahoria y vamos removiendo (unos 5 min).

5.- A continuación añadimos los champiñones y seguimos dando vueltas ( otros 5 min). No te apetece otro trago a la “cerveza acompañante”?

6.- Incorporamos los tomates y dejamos 2/3 min.

7.- Cuando tengamos todo el sofrito bien hecho, añadimos la carne con el jugo que haya soltado e incorporamos el coñac.  Lo dejamos reducir unos minutos.

8.- Añadimos la botella de St Bernardus 12, las hojas de laurel y dejamos de nuevo reducir entre 10 y 15 min para quitar el alcohol.

9.- Probamos que tal va el guiso y corregimos si hiciera falta sal y pimienta. Añadimos el caldo de carne hasta tapar todo y guisamos a fuego lento durante aproximadamente 2 horas.

10.- A la hora acordarnos de añadir las patatas al guiso para que ayuden a espesar y se queden en su punto.

Si lo hemos hecho bien, le pegaremos el último trago que nos queda a la “cerveza acompañante” y a esperar!!!

IMG_7390

Estofado de ternera a la cerveza

Y……. Este es el resultado final.

Esperamos que lo hayais disfrutado tanto como nosotros!!!!! Que aproveche!!!

P.D. Si sobra algo podemos utilizarlo después de un par de días y por ejemplo acompañar con arroz al curry rojo y unas patatas fritas caseras!!!!

 

IMG_7391

Estofado acompañado de arroz con curry rojo y patatas fritas

 

Por: Álvaro Toledo Gil

Cata de petróleos y chocolates

Si hay un maridaje reconocido ampliamente en el mundo cervecero, ése es el de las cervezas oscuras y el chocolate (aunque hemos comprobado que también funciona con otros estilos… pero eso es otra historia). Así que ya iba tocando lanzarse a una cata en la que fuésemos mezclando porters, stouts y demases con porcentajes de cacao y algún que otro adjunto.

Comenzamos la cata con contundencia, pero con algo de lúpulo que echarse al cuerpo: la Black Nitro de Amager, una potente black IPA en colaboración con la americana Grassroots. En la isla de Amager (donde descansa la mitad de Copenhague), y en un edificio que en su día fue barracón (en la isla se hacían muchísimas pruebas militares), reside esta cervecera danesa. El chocolate elegido para maridarlo contiene un 67% de cacao y cayena; nuestra pretensión era, en paralelo al maridaje común de toda la cata, comprobar de nuevo que el lúpulo y el picante se llevan estupendamente. El lúpulo estaba muy presente, y limpiaba perfectamente el picante persistente de la cayena.

Chocolates elegidos para la cata

Chocolates elegidos para la cata

Dejamos ya la presencia de lúpulo para concentrarnos con los petróleos puros y duros comenzando por una curiosa porter con presencia de trigo, obra de Pipeworks. Creada hace un par de años a base de crowdfunding en Chicago, y con la premisa de no repetir una misma cerveza, fueron elegidos como mejor cervecera revelación por Ratebeer. Para conjuntarse con los ésteres típicos que aporta el trigo, escogimos un chocolate con leche y pimienta de Jamaica, que aporta ese sabor especiado tan característico. Nos topamos con una cerveza con aromas y sabor como de barrica de bourbon, y en el que el trigo tenía poca presencia. Aun así, la combinación con la pimienta de Jamaica fue realmente interesante.

Cacao Sampaka:

Cacao Sampaka: Cayena, Pimienta de Jamaica, trufas, 71% y 86%

El siguiente paso dentro de las oscuridades fue una stout con un buen punto de rauch procedente también de Estados Unidos, en este caso desde Michigan. Aaron Morse heredó un restaurante de su padre, y decidió reconvertirlo en brewpub. Por el éxito cosechado, decidió mudarse a otra parte de la ciudad de Marshall, donde ya montó una fábrica de mayor tamaño y con un estupendo taproom en el año 2000. Con esta cerveza comenzamos un maridaje en vertical en el que vamos a jugar con chocolates negros de menor a mayor porcentaje de cacao, empezando por unas trufas de 55%. El punto rauch no desentonaba para nada con el dulzor de las trufas.

Cerveza negra

Pipeworks Froggy Style

Tocamos después un poco de producto nacional con la Nómada Royal Porter, una cerveza más que asentada de este proyecto gypsy de Sami y Javi que va fortaleciéndose con el paso del tiempo (no tanto en la calidad de sus cervezas como en la continuidad de la producción). Continuando con el increscendo del chocolate, tocó probar la cerveza con un chocolate de 71% de cacao de Madagascar. Quizás a la Nómada le faltaba un punto de densidad, y el chocolate se la comía un poco, pero no desentonaban en absoluto.

Para finalizar, una baltic porter de los canadienses les Trois Mousquetaires, la Porter Baltique, un excelente ejemplo de este estilo elaborado casi en su totalidad con ingredientes regionales de Quebec. Los tres fundadores de esta empresa, procedentes de potente empresa tabacalera, compraron una pequeña brasserie de la zona en 2004 y desde entonces se han ido especializando sobre todo en estilos alemanes. Terminamos la terna de chocolates con diferentes porcentajes con uno de 86% de cacao de Venezuela. la potencia del cacao maridaba increíblemente bien con el carácter alcohólico de la canadiense. Gran final.

Una gran cata de sabores intensos y complejos. Versionando el malogrado Lou Reed, take a walk on the dark side!

Por: David Gago Sánchez